Cambiar idioma

Tres islas míticas que sí existen

Las islas han sido las protagonistas de leyendas, sueños y mitos transmitidos de generación en generación a lo largo de los siglos. Lo curioso es que algunas de estas historias no son mera ficción, sino que se basan en eventos y lugares reales. A continuación presentamos tres islas reales cuya historia trasciende el mito, que encantarán a los eruditos y entusiastas de estos temas.

Isla de los Demonios/Fischot Island, Canadá

La densa neblina que flota sobre la Isla de los Demonios le ha dado su fama

La densa neblina que flota sobre la Isla de los Demonios le ha dado su fama

Fischot Island es una isla canadiense diminuta, situada cerca de la frontera oriental de la provincia de Newfoundland and Labrador, y es, supuestamente, uno de los lugares que inspiraron la historia de la Isla de los Demonios. Si bien la ubicación exacta de esta isla mítica nunca se ha llegado a confirmar, Fischot Island es una de las tres posibles fuentes de inspiración de este espeluznante relato, junto con Quirpon Island y Caribou Island.
Es una isla que aparece en los mapas desde el siglo XVI y que ha sido objeto de las supersticiones de los marineros durante mucho tiempo. Sin embargo, puede que sea el sonido estridente de los alcatraces que habitan en la isla el que explique los aullidos de los demonios que algunos dicen oír. Este lugar no solo se considera el hogar de espíritus demoníacos, sino también el de los náufragos ahogados en las aguas del Atlántico, y se decía que todos aquellos que se aventurasen en su interior serían atacados por los demonios que esperan al acecho, envueltos en ese espeso manto de niebla que ha hecho famosa a la isla.

Admira la isla desde el agua, lejos de los aullidos de los fantasmas y los demonios

Admira la isla desde el agua, lejos de los aullidos de los fantasmas y los demonios

La Isla de los Demonios se hizo un hueco en la mitología marítima definitivamente a mediados del siglo XVI, cuando el lugarteniente general de Francia abandonó en la isla a su pariente de la nobleza francesa, Marguerite de La Rocque de Roberval, con su amante, un joven oficial. A pesar de la pérdida de su amante, la mujer sobrevivió varios años, hasta que la rescató un marinero vasco, a quien le contó que las “criaturas del infierno” la habían acosado.
Se trata de una isla desierta que se contempla mejor desde la orilla o desde un barco procedente de la Goose Cave East. Alójate a una distancia prudente, para mantener los fantasmas a raya, pero lo suficientemente cerca como para visitar la isla cómodamente, por ejemplo, en el Tuckamore Lodge.

Atlántida/Santorini, Grecia

Santorini se ha relacionado con frecuencia con la Atlántida y su civilización

Santorini se ha relacionado con frecuencia con la Atlántida y su civilización

Su tierra negra de origen volcánico ha atraído a Santorini a numerosos turistas que quieren ver la famosa caldera y disfrutar de unas vacaciones de lujo. Pero, además, esta isla ha inspirado una de las leyendas más conocidas del mundo, la de la Atlántida. Mencionada por primera vez por Platón en sus obras Timeo y Critias, la historia de la Atlántida es la alegoría de una civilización utópica compuesta por seres mitad humanos, mitad dioses, que vivían en islas concéntricas repletas de oro, plata y otros metales preciosos. La historia cuenta la destrucción de esta civilización, que provocó la ira de los dioses al intentar atacar Atenas, por lo que fue castigada con un terremoto que sacudió el océano y hundió la Atlántida.

Al igual que la Atlántida, Santorini también quedó devastada por una erupción volcánica

Al igual que la Atlántida, Santorini también quedó devastada por una erupción volcánica

Se han hecho muchos estudios para tratar de entender si la Atlántida fue pura ficción y algunos investigadores y exploradores han señalado a Santorini como posible fuente de inspiración. La historia de esta isla griega coincide con la de este reino antiguo: Santorini también quedó devastada por una erupción volcánica, que provocó la desaparición repentina de su civilización minoica. Si bien la asociación con Santorini es puramente conjetural, visitar la isla en la actualidad es toda una experiencia. La arquitectura cíclada se deja ver en sus casas blancas, erigidas sobre los acantilados rocosos, con vistas a la impresionante caldera. Disfruta de esta panorámica desde el balcón de tu habitación en Aroma Suites.

Sirenum scopuli/Capri, Italia

Ulises fue uno de los pocos hombres que sobrevivió al canto de las sirenas

Ulises fue uno de los pocos hombres que sobrevivió al canto de las sirenas

Conocida por su paisaje escarpado y las columnas de roca que sobresalen de sus aguas, Capri tiene un gran atractivo. Tanto, que durante mucho tiempo se ha considerado el hogar de las irresistibles (y mortales) sirenas de la mitología griega. Estos seres mitad mujer, mitad ave, se caracterizan por su voz y su canto cautivador, con el que atraían a los marineros a su muerte. La parte de la isla en la que supuestamente se encontraban se llama Sirenum scopuli y son tres columnas de piedra situadas muy cerca de la orilla. En la literatura, Ulises fue uno de los pocos supervivientes que consiguió resistir el peligroso encanto de las sirenas al pasar por estas tres rocas, para lo que se ató al mástil de su barco, prometiendo no soltarse, y obligó a su tripulación a taparse los oídos con cera.

Visita la “roca de la sirena”, una columna de piedra que se eleva en el mar

Visita la “roca de la sirena”, una columna de piedra que se eleva en el mar

A pesar de que el mito de las sirenas ha sobrevivido al paso del tiempo, no ha bastado para detener a los viajeros que llegan a este rincón rocoso del mundo en busca de sol. Aquí encontrarás la “roca de la sirena”, una imponente columna de piedra a la que se puede llegar en barco, recorriendo un trayecto muy diferente a la peligrosa travesía de los marineros que surcaban los mares entonces. Deslízate sobre las aguas de color azul cerúleo, rodeando las rocas, y sumérgete en un encanto muy diferente. Cuando despiertes del hechizo, vuelve a tierra firme para disfrutar de la tranquilidad del Hotel Canasta.