Cambiar idioma

Caminá hasta estas islas durante la marea baja

¿Tenés ganas de ir en busca de aventuras a una isla, pero no querés mojarte? Te presentamos algunas de las islas más hermosas del mundo a las que podés llegar caminando durante la marea baja.

Eilean Tioram en Loch Moidart, Escocia

Cuando la marea del Loch Moidart está en su punto más bajo, la isla mareal de Eilean Tioram se puede visitar cruzando una calzada elevada de piedra. Las personas que viajan a pie van a poder disfrutar de cómo el Castillo Tioram va apareciendo de a poco a medida que se van acercando. Este castillo del siglo XV, invisible desde el mar, hoy en día está en ruinas, pero aún así ofrece una imagen impactante y es una forma de acceder al Loch Shiel.

Después de caminar y explorar todo el día, acercate a Mingarry Park para disfrutar de una buena comida y una copa de alguna bebida de la destilería local.

Mont Saint-Michel en Normandía, Francia

Si bien originalmente era tierra continental, hoy Mont Saint-Michel es una isla mareal

Si bien originalmente era tierra continental, hoy Mont Saint-Michel es una isla mareal

Se trata de una de las islas mareales más conocidas y más visitadas del mundo: Mont Saint-Michel, en Normandía, cumple con las expectativas. En un principio, la abadía de Saint-Michel se había construído en tierras continentales, pero el nivel del mar creció y terminó por aislar a la abadía, por lo que se convirtió en una isla mareal en la boca del río Couesnon.

En la actualidad, la isla está conectada con tierra continental por un puente serpenteante y se ha vuelto un destino muy popular para visitas de un día. Siguiendo viaje tierra adentro, a lo largo del río Couesnon, se puede encontrar una variedad de alojamientos en la riviera que ofrecen habitaciones con vista hacia Mont Saint-Michel, como por ejemplo Le Relais Saint Michel.

Haji Ali Dargah en Bombay, India

Haji Ali Dargah es impactante en cualquier momento del día

Haji Ali Dargah es impactante en cualquier momento del día

Haji Ali Dargah, ubicada en una pequeña isla en la costa de Bombay, es una hermosa mezquita que data de 1431, mandada a construir por un mercader musulmán que quería despojarse de sus riquezas antes de emprender un peregrinaje a la Meca.

La isla está unida a la tierra continental por una calzada angosta (de casi un kilómetro de largo) que queda sumergida durante la marea alta, lo cual restringe el acceso a la mezquita. Quien visite la zona va a notar que el estilo arquitectónico distintivo de Haji Ali Dargah aparece imitado en muchos edificios de la tierra continental, incluido The St Regis Hotel.

Koh Nang Yuan en Koh Tao, Tailandia

Durante la marea baja, las islas parecen una extensión prominente de Koh Tao

Durante la marea baja, las islas parecen una extensión prominente de Koh Tao

Mientras que muchas islas mareales están conectadas a las tierras continentales a través de calzadas artificiales, las islas Koh Nang Yuan están conectadas por un fenómeno natural, una especie de puente de arenas blancas. Durante la marea baja, las islas parecen una extensión algo prominente de la provincia de Koh Tao, y se puede explorar la zona a pie.

Sin embargo, durante la marea alta, el puente queda cubierto por agua de mar, y surgen así tres islas separadas. Quien quiera apreciar el espectáculo de la marea en alza puede hospedarse a solo 5 minutos a pie de la playa en Monkey Flower Villas.

Enoshima en Fujisawa, Japón

Tomate unas horas pasar pasear por los jardines botánicos de Enoshima

Tomate unas horas pasar pasear por los jardines botánicos de Enoshima

La pequeña isla mareal de Enoshima está unida a la ciudad japonesa de Fujisawa por un puente de 600 metros de largo, pero durante la marea baja, también se puede acceder a la isla atravesando el banco de arena que queda expuesto.

En parte gracias a su ubicación envidiable, justo al lado de la playa más cercana a Tokio, Enoshima atrae a cientos de miles de visitantes por año. Tomate unas horas para pasear por los jardines botánicos de Enoshima y volvé a cruzar el puente para pasar la noche en IZA Enoshima Guest House and Bar.

Jindo y Modo en Corea del Sur

El Festival de la separación del mar de Jindo en su máximo esplendor

El Festival de la separación del mar de Jindo en su máximo esplendor

Las islas surcoreanas de Jindo y Modo solo se pueden alcanzar a pie una vez al año, cuando las mareas bajan en extremo y revelan una calzada natural que conecta las islas entre sí. Y esta calzada no solo se ve pocas veces, sino también por poco tiempo, ya que solo queda abierto durante una hora. Este fenómeno llevó a que se creara el Festival de la Separación del Mar de Jindo, que también se conoce como “el festival del milagro de Moisés”.
El día del festival, se acostumbra que las personas que están de visita en cada isla caminen por el pasaje hasta encontrarse en el medio. Para asegurarte de no perderte de la separación del mar, hospedate a una cuadra, en Familiar.