Cambiar idioma

Las escapadas más románticas de Europa

Si tú y tu pareja buscáis inspiración para las vacaciones, esto os interesa. Hemos encontrado las mejores cinco ciudades para una escapada romántica según viajeros de todo el mundo. Te esperan cruceros con champagne por los canales de San Petersburgo, pícnics con productos frescos en Grecia y atardeceres en Croacia que el mismísimo Alfred Hitchcock describió como los más bonitos del mundo.*

Zadar, Croacia

Disfruta de la puesta de sol mientras bailas al son del Órgano de mar

Disfruta de la puesta de sol mientras bailas al son del Órgano de mar

Zadar es una ciudad de la costa croata ideal para una escapada romántica: clima soleado, poquísimos turistas y atardeceres que Alfred Hitchcock describió como los más bonitos del mundo. Podrás pasar el día en las ruinas romanas de la ciudad y después descansar bajo los árboles del Parque de la Reina Jelena Madijevka. Cuando el sol empiece a ponerse, ve al paseo marítimo y disfruta del Órgano de mar, un objeto arquitectónico que produce música a partir del sonido que hacen las olas al romper contra el sistema de tubos y los escalones de mármol, una melodía que acompaña los atardeceres naranja y rosa pastel. Podrás pasar la noche en Apartments Donat.

Tallin, Estonia

Disfruta de las vistas al centro medieval de Tallin

Disfruta de las vistas al centro medieval de Tallin

Tallin es un lugar interesante, lleno de pasadizos secretos y callejuelas estrechas. Las calles adoquinadas del centro medieval son ideales para pasear en pareja y disfrutar de las casas e iglesias de colores pastel y tejados rojos. Por la noche, aléjate un poco del casco antiguo y sal de la zona amurallada para disfrutar del floreciente panorama culinario de la ciudad: restaurantes especializados en sabores nórdicos y productos de temporada, cafeterías que sirven café de especialidad y bares con cerveza artesana. Para descansar, prueba el Radisson Blu Sky Hotel.

San Petersburgo, Rusia

Haz un crucero por la red de canales y ríos de San Petersburgo

Haz un crucero por la red de canales y ríos de San Petersburgo

A menudo se habla de San Petersburgo como “la Venecia del norte”, ya que el centro está repleto de canales y ríos. Un tour privado en barco es una forma romántica de ver los principales lugares de interés mientras tomas una copa de champagne. Al terminar, podrás subir al mirador de la la catedral de Smolny y disfrutar de las vistas panorámicas a la ciudad. Otra buena opción es ir al impresionante teatro de la compañía de ballet Mariinsky para ver un espectáculo. Podrás dormir en el Anastasia Mini-Hotel, a solo 600 metros del teatro.

Vilna, Lituania

Empieza tu escapada romántica con un paseo por el centro histórico

Empieza tu escapada romántica con un paseo por el centro histórico

¿Qué hay más romántico que andar de la mano por las calles empedradas del centro de Vilna? Disfrutarás de la música del acordeón mientras paseas junto a villas y callejuelas del siglo XVI, como si estuvieras en un cuento de hadas. Cuando hayas recorrido el centro histórico, pasa por el moderno barrio de Užupis. Siéntate junto a la orilla del río o tómate un rosado en uno de los bares de la zona. Por la noche, podrás probar la cocina de producto local de temporada en el restaurante U. Después del postre, es hora de descansar en Urbihop Hotel.

Tesalónica, Grecia

Haz un pícnic improvisado junto al puerto

Haz un pícnic improvisado junto al puerto

Famosa por su cultura del café, Tesalónica es ideal para las parejas más cafeteras. Por la mañana, ve a tomar un frappé a la terraza de alguna de las cafeterías que hay frente al mar. Después, pásate por el mercado más antiguo de la ciudad, Kapani, repleto de comida tradicional de la zona. Aquí podrás comprar algunos ingredientes para hacer un pícnic junto al puerto antiguo, con vistas al mar. Para terminar el día romántico, relájate en Luxury Apartments Aristotelous, en el corazón de la ciudad.

* Los analistas de datos de Booking.com buscaron los destinos mejor puntuados por parejas (cada uno con al menos 100 recomendaciones) para hacer un viaje romántico.