Cambiar idioma

3 de los mejores road trips de Italia para foodies

Comer fuera es uno de los mayores placeres de unas vacaciones por Italia. Si además vas con tu propio coche, podrás planear el viaje para probar los mejores platos de cada zona. Aquí te proponemos tres rutas para que disfrutes al máximo de la cocina italiana.

De Milán a Florencia

Cuenta la leyenda que el azafrán se añadió a este plato en el siglo XVI

Cuenta la leyenda que el azafrán se añadió a este plato en el siglo XVI

Esta ruta combina visitas culturales y gastronomía. En total, son unos 320 km que se pueden recorrer en un solo día, pero te recomendamos dedicar dos o tres a cada destino para poder disfrutarlos al máximo.

El viaje empieza en Milán con un risotto alla milanese en el Ristorante Ometto, a unos 10 minutos a pie de la catedral de Milán. Según cuenta una leyenda, esta receta surgió en el siglo XVI cuando se decidió añadir azafrán al plato para un banquete de bodas. La novia era hija de un vidriero que solía usar esta especia para dar color al cristal. Después de hacer un poco de turismo por la ciudad, podrás descansar en el Mandarin Oriental Milan, que tiene un restaurante con dos estrellas Michelin, Seta.

Por el camino cruzarás acueductos con encanto

Por el camino cruzarás acueductos con encanto

Desde Milán, ve en dirección sureste unos 130 km hasta la ciudad de Parma, donde podrás disfrutar de auténticas delicias, como el prosciutto di Parma o el queso parmesano. Después, conduce una hora más hasta Módena, lugar de origen del famoso vinagre balsámico. Aquí tienes que intentar reservar una de las 12 mesas de Osteria Francescana, un restaurante con 3 estrellas Michelin que siempre aparece en la lista de los mejores del mundo.

Desde Módena tardarás menos de una hora en llegar a Bolonia, al sureste. Conocida como La Grassa (la gorda), la ciudad no defrauda en lo que a comida se refiere. El plato típico de la zona es el ragù alla bolognese, y en Trattoria Anna Maria lo hacen buenísimo. De postre, compra un helado y da un paseo para disfrutar de las calles y columnatas de la ciudad. De vuelta al coche, conduce hasta Florencia, a una hora y media de Bolonia en dirección sur. Después de tanta carretera, podrás alojarte en el Hotel David y disfrutar de su happy hour diaria gratis. Para cenar, sal a probar uno de los platos más famosos de la ciudad: bistecca alla Fiorentina (bistec de chianina).

Nápoles y la costa amalfitana

Esta ruta te lleva de Nápoles a la soleada Sorrento

Esta ruta te lleva de Nápoles a la soleada Sorrento

Nápoles es la tercera ciudad más grande de Italia y el lugar de origen de la pizza: ¿qué mejor sitio para empezar un road trip gastronómico?

Aquí la pizza es tema serio, tanto, que para evitar imitaciones hay una asociación que promociona y vela por la auténtica pizza napolitana. Si ves un cartel de “Pizza Vera” es que está aprobada por la Associazione Verace Pizza Napoletana (AVPN). Un buen punto de partida es L'Antica Pizzeria da Michele, auténtico icono culinario desde 1870 donde solo se sirven dos tipos de pizza: la marinara y la margarita.

El 60% de los limones de Sorrento se usan para la producción de limoncello

El 60% de los limones de Sorrento se usan para la producción de limoncello

Desde Nápoles, conduce una hora en dirección sur hasta Sorrento, en la costa amalfitana. Esta ciudad es el mejor sitio para probar el limoncello, un licor dulce, típico italiano, que se hace infusionando limón y alcohol. Los limones de Sorrento son famosos porque dan bastante zumo y el 60% de todos los que se cultivan en la zona se usan para hacer limoncello. Después de probar este digestivo, disfruta del Grand Hotel La Favorita, un 5 estrellas con mucho encanto.

Esta región también es famosa por su mozzarella di bufala (se hace con leche de búfala, no de vaca), considerada como una de las mejores del mundo. Descubre cómo se hace en Tenuta Vannulo, una granja orgánica a 95 km al sur de Sorrento, donde podrás hacer un tour guiado antes de disfrutar de una cata.

De Génova a Venecia

Los cicheti son versiones en miniatura de los mejores platos venecianos

Los cicheti son versiones en miniatura de los mejores platos venecianos

Con esta ruta de 400 km por el norte podrás conocer tres de las mayores ciudades de Italia. El punto de partida es la ciudad portuaria de Génova, que presume de haber visto nacer a Cristóbal Colón. Aquí también nació la salsa pesto, que podrás probar en Trattoria da Maria, un restaurante sencillo donde podrás ver el menú del día escrito a mano. Desde Génova, tardarás unas 3 horas en llegar a Verona, la ciudad de Romeo y Julieta. Es recomendable hacer alguna parada por el camino, por ejemplo en Cremona, donde podrás probar algún plato que lleve Mostarda di Cremona, las famosas frutas confitadas. También podrás dar un paseo por Sirmione, junto al lago di Garda, y parar a tomar un helado.

En Peschiera del Garda podrás picar algo y disfrutar de las vistas al lago

En Peschiera del Garda podrás picar algo y disfrutar de las vistas al lago

Al llegar a Verona, recupera fuerzas con un buen plato de gnocchi. Esta especialidad es tan famosa que tiene su propia fiesta, el Venerdì Gnocolar, que se celebra el último viernes antes de Cuaresma. Reserva una estancia en el elegante Hotel Gabbia D’Oro.

Venecia está a 90 minutos en coche desde Verona. En la ciudad de los canales podrás probar los cicheti, versiones en miniatura de los platos más famosos de la ciudad. Una de las tapas venecianas que no puedes perderte es el baccalà mantecato (bacalao cremoso).