Cambiar idioma

La vuelta al mundo en 7 platos de calamares

Los calamares se pueden hacer de mil maneras: crujientes, picantes, ahumados, enteros y a la brasa… Lo que está claro es que son ideales para comer durante las vacaciones.

Si te gusta el buen marisco, estás de suerte: aquí encontrarás 7 destinos a los que merece la pena ir por cómo preparan los calamares.

Madrid, España

El bocadillo de calamares es un auténtico clásico de la capital

El bocadillo de calamares es un auténtico clásico de la capital

Si solo puedes probar una cosa típica de Madrid, que sea el bocadillo de calamares. Es un plato muy sencillo a base de pan crujiente recién hecho relleno de anillas de calamar rebozadas y muy crujientes, que se aderezan con un chorrito de aceite de oliva. Los encontrarás por toda la ciudad, pero los mejores están en las callejuelas que rodean la Plaza Mayor: aquí los bares son más baratos y hacen los bocadillos al momento. Además, están llenos de madrileños con los que podrás compartir una caña mientras esperas a que te preparen el bocadillo. Echa un vistazo al Aspasios Calle Mayor Apartments, a solo 200 metros de la Plaza Mayor.

Seúl, Corea del Sur

Un festín de tentáculos de pulpo seco, calamares y anillas en Seúl

Un festín de tentáculos de pulpo seco, calamares y anillas en Seúl

Los calamares son tan populares en Corea del Sur como lo son en el Mediterráneo, pero la preparación no tiene nada que ver en un sitio y en otro. En Corea del Sur, es muy común comerlos salteados y picantes, aunque a veces también se fermentan. Además, se suelen usar calamares más grandes. Si quieres probar alguna receta típica coreana, ve a los puestos de comida callejera de Seúl, donde encontrarás tentáculos de pulpo, anillas y calamares secos. No puedes irte sin probar el bun al vapor relleno de calamar crujiente y cilantro, el calamar enrollado en lechuga con mostaza y salsa o el calamar secado al sol, con un rico sabor tostado. Puedes alojarte en el A House, que tiene una terraza en la azotea y una ubicación ideal para descubrir la comida callejera de Seúl.

Shanghái, China

El calamar a la plancha sazonado con chili es una especialidad de Shanghái

El calamar a la plancha sazonado con chili es una especialidad de Shanghái

En China hay variedad de recetas de calamares por todo el país: desde los tradicionales calamares a la cantonesa con sal y pimienta (a los que también se añade ajo sofrito, jengibre y guindilla) a los calamares con cebollino chino (plato de la región de Chaozhou). Uno de los platos típicos de Shanghái son los calamares fritos servidos sobre una cama de brotes de soja, semillas de sésamo, cilantro, cacahuetes y salsa de chili dulce. El The Blue Heart Guesthouse tiene una terraza llena de farolillos con vistas a los hutongs y los canales. Además, todas las mañanas sirve un desayuno asiático.

Lisboa, Portugal

Lula frita en Portugal, país de frituras. Fueron ellos quienes llevaron la tempura a Japón

Lula frita en Portugal, país de frituras. Fueron ellos quienes llevaron la tempura a Japón

Si hablamos de calamares fritos, los portugueses se llevan la palma. Saben tanto de frituras que fueron ellos los que introdujeron la tempura en Japón en el siglo XVI. La lula frita es un plato típico de Lisboa que encontrarás en restaurantes de marisco sencillos. Se trata de una especie de brocheta con calamar, ajo, cebolla y pimiento morrón aderezada con lima. Si no te van mucho los fritos, puedes probar el calamar fresco, tierno y dulce que se sirve en un gran bol de metal con patatas crujientes y un chorrito de aceite de oliva. Para alojarte, echa un ojo al Lisbon Wine Hotel, situado en un edificio histórico en medio de la ciudad.

Ston, Croacia

Ston, en la costa Dálmata, es famoso por sus ostras y marisco

Ston, en la costa Dálmata, es famoso por sus ostras y marisco

Ston es un pequeño pueblo de la península de Pelješac, a una hora en coche de la costa de Dubrovnik. El pueblo es famoso por sus ostras, dulces y carnosas, y las produce en abundancia. Los restaurantes las sirven muy frescas, directamente del mar. Siéntate en una terraza junto al mar, fuera de las murallas del siglo XIV que rodean la ciudad, y disfruta de una copa del famoso vino blanco de la costa Dálmata. Después, prueba el calamar preparado sobre carbón, que le da un toque suculento y una textura perfecta. Luego podrás dormir en el Apartment Ston, un alojamiento con buena puntuación situado a 3 minutos a pie de las murallas.

Rímini, Italia

Prueba la ensalada de marisco y calamar fresco marinado en Borgo, el antiguo barrio pesquero de Rímini

Prueba la ensalada de marisco y calamar fresco marinado en Borgo, el antiguo barrio pesquero de Rímini

Como ingrediente típico de las ciudades costeras, el calamar suele aparecer en muchas cartas de restaurantes italianos, pero lo hace con más frecuencia en Rímini. Lo podrás probar a la brasa, relleno, marinado (para ensaladas, platos de pasta o risottos) o frito y acompañado de limón y bruschetta de ajo. Si buscas lo mejor de lo mejor, come en uno de los restaurantes que encontrarás en las callejuelas del Borgo, el antiguo barrio de pescadores de la ciudad. Podrás alojarte en el Residence Hotel Le Viole, un bonito hotel en tonos violetas situado en el paseo marítimo de Rímini.

Tokio, Japón

El calamar a la parrilla, o ikayaki, es un plato de comida rápida muy popular en Japón

El calamar a la parrilla, o ikayaki, es un plato de comida rápida muy popular en Japón

El calamar a la parrilla es un plato tan popular en Japón que lo encontrarás por todo el país, incluida la capital, Tokio. Allí se le llama ikayaki, y es una pieza de calamar que se hace a la parrilla sobre carbón y se sirve con salsa de soja, normalmente en forma de brocheta. Depende del hambre que tengas, puedes pedir varias anillas, un tentáculo o el calamar entero. Es la comida callejera perfecta para disfrutar donde quieras, y tiene varias variantes regionales, como la tortita de calamar (que se hace con calamar cortado y verduras, con las que se rellena una especie de crepe muy fina). Una de las mejores formas de probar este tipo de comida en Japón es el sushi de calamar en tempura o la ensalada de calamar con brotes de bambú, jengibre y aliño de sésamo y soja. Para dormir, ve al Hotel Ryumeikan Ochanomizu Honten, un hotel con más de cien años repleto de antigüedades y muy bien comunicado con la red de transporte público.